La estrategia de Preguntar



¿Qué es?

La estrategia de Preguntar consiste en formular preguntas según vas leyendo para mejorar la comprensión y disfrutar más del texto. Las preguntas pueden servir para clarificar significados de una frase o un pasaje, explorar temas importantes, analizar la técnica utilizada por el autor o aprender más acerca de algo que te parece interesante. La segunda parte de la estrategia de hacerse preguntas consiste en encontrar una respuesta por ti mismo o con la ayuda de un profesor o un compañero.


¿Por qué debería hacerlo?

Cuando tienes dudas sobre algo--relacionado con cualquier aspecto de tu vida-, formular una pregunta es el primer paso hacia la comprensión. Si te detienes cada cierto tiempo y formulas preguntas según vas leyendo, verás que comprendes mejor el texto y seguramente te divertirás en el proceso. Dado que formulas tus propias preguntas, puedes centrarte en los aspectos del texto que tú consideras más importantes e interesantes.


¿Cómo lo hago?

Mientras lees, estate atento a cualquier cosa que te parezca confusa o te intrigue. Cuando encuentres algo, detente y formula una pregunta que te ayude a entender lo que necesitas o quieres saber. Puede que te sirva de ayuda pensar en los tipos de preguntas que has oído a tus profesores. Después trata de encontrar una respuesta en el texto y en las imágenes, de buscar información relacionada con el tema en la red o de hablar sobre ello con un profesor o un amigo. Puede que así encuentres una respuesta; o puedes que decidas anotar la pregunta y guardarla para más tarde. Algunas preguntas se responden mejor cuando has avanzado en la lectura.

En ocasiones, formular una pregunta útil puede ser difícil, pero con la práctica aprenderás qué tipos de preguntas te ayudan y te interesan más.


Instrucciones

Las buenas preguntas:

Ejemplo

Lee el primer párrafo de la historia The Tell-Tale Heart, de Edgar Allan Poe::

"¡ES VERDAD! He estado y estoy nervioso, muy, muy nervioso; pero ¿por qué dirás que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, no los había destruido ni los había aturdido. Sobre todo tenía el sentido del oído muy desarrollado. Oía todas las cosas en el cielo y en la tierra. Oí muchas cosas en el infierno. Entonces, ¿cómo es que estoy loco? ¡Escucha! Y observa de qué manera tan saludable, tan tranquila, te cuento toda la historia."

Haz una pregunta que te ayude a empezar a entender el punto de vista del narrador.

Mi pregunta: Por qué el narrador insiste repetidamente en que no está loco?

Mi respuesta: Quizás la gente ha dicho que el narrador está loco por la forma como ha actuado. Voy a seguir leyendo para averiguar lo que el narrador ha hecho y así poder decidir por mí mismo si creo que está cuerdo.


Consejo para Preguntar: ¡Acepta el reto!

En vez de formular preguntas que te resulten fáciles de responder, trata de hacer preguntas que supongan un reto para ti. Las preguntas difíciles son las que suelen hacer que tu pensamiento llegue más lejos. Encontrar una respuesta puede que te lleve tiempo y esfuerzo--es posible que necesites investigar en la red, hablar con compañeros y profesores o seguir leyendo el texto y pensar detenidamente sobre las pistas que encuentras. Disfruta del reto; ¡ahí encontrarás el mejor aprendizaje!